APUESTA A SER DECLARADO INSANO

El ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, parece apostar a ser declarado 'insano' para no ser indagado por los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, que se le imputan tras ser apresado intentando esconder 9 millones de dólares en un convento.
La estrategia del ex funcionario la puso en marcha ayer cuando su abogada declaró que López “escucha voces, está delirando y con ataques de pánico”, por lo que fue trasladado a un hospital para ser analizado por médicos. Sin embargo, los profesionales que evaluaron su estado de salud aseguraron que "está lúcido y apto para declarar".

La estrategia del ex funcionario la puso en marcha ayer cuando su abogada declaró que López “escucha voces, está delirando y con ataques de pánico”, por lo que fue trasladado a un hospital para ser analizado por médicos. Sin embargo, los profesionales que evaluaron su estado de salud aseguraron que "está lúcido y apto para declarar". 
Pero esta mañana López redobló la apuesta e hizo un escándalo en los tribunales de Comodoro Py, adonde fue trasladado para declarar ante el juez Daniel Rafecas.
Cuando los guardias intentaron subirlo a un ascensor para llevarlo al despacho de Rafecas, el ex mano derecha de Julio de Vido intentó sacarse el casco y golpearse la cabeza contra una pared, mientras a los gritos pedía cocaína. Según trascendió en fuentes judiciales, ayer López ya habría pedido droga a sus custodios en la fiscalía de Moreno.
Por esa situación, los custodios tuvieron que mantener a López en la alcaldía y se demoró el traslado al tercer piso de los tribunales. Finalmente, alrededor de las 10 de la mañana fue llevado al despacho de Rafecas, aunque se descuenta que no declarará.
López llegó a Comodoro Py poco antes de las 8 con fuerte custodia, chaleco antibalas y casco. A diferencia de otras escenas similares que se vieron en los últimos tiempos con personajes como Lázaro Báez, Leonardo Fariña o Jorge Chueco, en esta ocasión los efectivos policiales que lo escoltaban caminaron muy lentamente, como si el ex funcionario no estuviese en condiciones de hacerlo por sí mismo.
Ayer la abogada Fernanda Herrera aseguró que "López no está bien de salud y no puede declarar en estas condiciones". "Tiene alucinaciones. Está con un ataque de pánico y a los gritos", agregó.
Sin embargo, el jefe de Guardia del Hospital de General Rodríguez Patricio Díaz, al que fue trasladado López, afirmó que tras realizarle "controles clínicos, neurológicos y psiquiátricos, la conclusión de la psiquiatra es que no presenta ninguna patología, está ubicado en tiempo y espacio", por lo que evaluó que "en principio, para nosotros, está apto para declarar". "Lo único que tenía era una leve alteración en la presión arterial", señaló el médico.

Herrera por su parte no puede actuar en Comodoro Py porque no puede ejercer en la Caba y deberá hacerlo solo en Provincia de Buenos Aires.
También López se negó a declar y fue trasladado a la cárcel de Ezeiza.
REDACCIÓN/LPO