Mendoza sacó los trapitos al sol por el acuerdo del mosto

Salieron a la luz los ardides de los productores mendocinos para zafar del acuerdo, el que después de 21 años por primera vez no se firmó entre ambas provincias. Ahora los legisladores y funcionarios están investigando el tema. Por Viviana Pastor/TIEMPO DE SANJUAN
Por primera vez, Mendoza decidió poner todas las cartas sobre la mesa y determinar por qué los viñateros de esa provincia no cumplen con el acuerdo por el cupo de uva destinado a mosto que desde hace 20 años firmaban con San Juan. En eso están los vecinos ahora y ya empezaron a salir a la luz algunos de los ardides que usan algunos productores para burlar el acuerdo. Esta semana se supo que había bodegas mendocinas que habían compensado cupo con vino no apto para el consumo, algo que distorsiona el sentido del acuerdo.



Por primera vez, Mendoza decidió poner todas las cartas sobre la mesa y determinar por qué los viñateros de esa provincia no cumplen con el acuerdo por el cupo de uva destinado a mosto que desde hace 20 años firmaban con San Juan. En eso están los vecinos ahora y ya empezaron a salir a la luz algunos de los ardides que usan algunos productores para burlar el acuerdo. Esta semana se supo que había bodegas mendocinas que habían compensado cupo con vino no apto para el consumo, algo que distorsiona el sentido del acuerdo.

La medida nació en 1995 y con ella los gobiernos de Mendoza y San Juan, principales productores de uva del país, buscaban una herramienta para diversificar, destinando un porcentaje de las uvas cosechadas a la elaboración de mosto. Esto contribuiría a controlar el volumen vínico y a regular el precio del litro en el mercado.

Pero el acuerdo que cada año firmaban los gobernadores casi nunca fue cumplido por la provincia vecina, no realizaba el porcentaje de mosto acordado y producía excedentes vínicos que deprimieron los precios. Este año, por primera vez desde que nació el acuerdo, no fue firmado, precisamente porque San Juan no aceptaba incluir la cláusula de las compensaciones.

El problema es que Mendoza acordaba con los bodegueros un sistema de compensaciones: por cada litro de vino fraccionado exportado, se compensaban 2,5 litros de mosto (no realizado) y 1 a 1 en el caso del vino a granel. La mayoría incumplía y las multas (si se aplicaban) nunca lograron nada.

Mientras que, en la vereda de enfrente, San Juan siempre fue una provincia con su vitivinicultura muy diversificada y en los últimos 5 años destinó más del 40 % de su producción de uvas a mosto. Sólo a modo de ejemplo: el año pasado se fijó un cupo de 35 %, San Juan lo superó y envió más del 40 % de su producción a ese fin, pero en Mendoza apenas hicieron el 17 %.

Desde el año pasado San Juan venía advirtiendo que este acuerdo no funcionaba, no era respetado y era necesario cambiarlo. En octubre pasado el equipo del Ministerio de Producción y Desarrollo Económico propuso eliminar el porcentaje y que todas las uvas criollas se destinaran a mosto. No prosperó.

La nueva movida mendocina

En abril de este año, Mendoza conformó la Comisión Bicameral de Seguimiento del Tratado Vitivinícola Mendoza San Juan, la cual está integrada por las comisiones de Economía de la cámara de diputados y senadores.

Esta semana, el diario Los Andes publicó que representantes de algunas bodegas reunidos con los miembros de la comisión admitieron que compensaron cupo con vino intervenido no apto para el consumo, autorizados por el Fondo Vitivinícola de Mendoza (FVM).

"Si bien el FVM es autoridad de aplicación en el acuerdo y está capacitado para autorizar ciertas operatorias, el hecho de haber permitido que se compense con vino no apto para el consumo, desvirtúa el espíritu del acuerdo. Básicamente por estas esta argucias, por estas conductas mafiosas estamos donde estamos y en este caso el responsable es el Fondo. Si hubiéramos hecho el mosto acordado, no tendríamos la crisis que tenemos", dijo una fuente del sector que pidió anonimato.

Hace dos meses, Ricardo Mansur, diputado y presidente del Bicameral, denunció al Fondo Vitivinícola por esta maniobra por la que unas 15 bodegas pretendieron cumplir con el cupo para mosto con vino no apto para consumo que habrían mandado a destilería. Cuando en realidad lo permitido por la misma provincia es poder compensar destilando vino apto para el consumo, ya que de esta manera se ayuda a secar el mercado y se sostiene la meta del acuerdo.

"Parece que ahora se les acabo la fiesta. Me gustaría que por lo menos a partir de este año Mendoza haga cumplir con el 20 % que terminó rigiendo para el cupo. Si se logra es ganancia, y si a los responsables se los castiga o no, se verá. Lo bueno es que a partir de ahora se genere un antecedente que permita cumplir con el objetivo de diversificar y no hacer el vino que no se demande", señaló la fuente.

San Juan sólo puede sentarse a esperar lo que resuelva Mendoza y rogar para que se logre un acuerdo que finalmente los vecinos cumplan.