EL POLÍTICO ESPAÑOL ACUSADO DE CORRUPCIÓN QUE VIVÍA EN SAN JUAN

TIEMPO DE SAN JUAN/REDACCIÓN
Tras el revuelo por la detención de este político español involucrado en una de las más grandes causas de corrupción, Surge la pregunta obligada, ¿cómo era su vida en España?.


En pocas palabras, la historia de Carlos Fernández Gámez, quien fue detenido durante la madrugada de este viernes en su casa de Rivadavia, se puedes definir así:
  Tras más de diez años de vivir en la provincia este hombre supo hacer de cierto reconocimiento ya que fundó una empresa de coaching con la que le daba servicio a empresas, particulares y hasta a dirigentes políticos.
Pero poco se sabía hasta ahora de su "otra vida" en España, más precisamente en Marbella. Fernández nació hace 49 años en el seno de una familia de clase media baja conformada por sus padres, Francisca y Manolo y un hermano llamado Antonio.

Su padre tiene ascendentes marroquies y durante su infancia Fernández se vio influenciado por esta cultura y vio como Manolo a fuerza de trabajo hizo crecer la pequeña empresa familiar hasta llegar a consolidarla como una respetable firma constructora.

Según cuenta el periodista José Carlos Villanueva, quien lleva años investigando la vida de Fernández y su vinculación con la estafa millonaria, la vida política de este hombre comenzó con una carta.

Es que en el año 1991, cuando Fernández tenía sólo 23 años le escribió una misiva a Jesús Gil y Gil, quien era un reconocido dirigente político, empresario y presidente y máximo accionista del Club Atlético de Madrid.

En su carta, este joven Fernández, le confesó su admiración al  dirigente que ya había fundado su partido político el GIL (Grupo Indepiente Liberal). Tan convincentes fueron las palabras utilizadas por Fernández que fue el mismo Jesús Gil quien lo convocó para trabajar con él en política y tras el aplastante triunfo de GIL este joven llegó a ser edil en Marbella.

Paralelamente, Fernández seguía con una tranquila vida familiar, siempre viviendo en casa de sus padres. Además, Villanueva destaca que Ferández siempre tuvo una relación casi simbiótica con su madre.

Es que la señora lo acompañaba a todas su entrevistas de televisión, lo esperaba después de cada programa y en más de una actividad oficial, doña Francisca participó orgullosa junto a su hijo.

Si bien era un hombre joven y con poder dentro de Marbella, Fernández no fue un mujeriego empedernido ni mucho menos. Es que según los cronistas españoles se le conoció una novia que permaneció durante más de 10 años a su lado, pero nunca se casaron.

La chica en cuestión se llama Marisa, todos los que conocieron a la pareja cuentan que se querían mucho y que incluso les llamó la atención que no se casaron. Lo cierto es que tras una década de relación, se separaron. La joven rehizo su vida, se casó y tiene hijos, aún vive en Marbella. Pero, se niega rotundamtente a hablar de su pasado con el ahora detenido Fernández.

Más allá de su vida privada, en lo públicó Fernández supo hacer gala de ser un dirigente firme y de gran carisma. Además en su función publica estuvo ligado al manejo de los clubes deportivos, esto le dio gran espalda política y popularidad.

Los problemas comenzaron a llegar cuando la figura de Fernández se hizo demasiado notoria, fue entonces cuando el mismo Gil lo dejó de lado. Allí comenzó un devenir de confilictos políticos acusaciones cruzadas y denuncias.

En algún momento dentro de este periódo turbulento, Fernández supo relacionarse con Judah Eleazar Binstock, un empresario de origen británico quien era dueño de más de un millón de metros cuadrados en la zona de Marbella y uno de los grandes emprededores inmobiliarios del país.

Se cree que este hombre fue el "financista" de una operación llevada a cabo por el mismo Fernández para poder sacar del poder a Julián Muñoz, quien había asumido como titular de la Alcaidía.

Mientras las estrategías políticas y los dimes y diretes eran moneda corriente, Ferández debía enfrentar diferentes causas en las que se lo investigaba. Hasta llegó a tener condena de 2 años por la malversación de fondos que debían ser destinados para solventar a los clubes de fútbol que dependen del Estado.

Esta condena, que no implicó el cumplimiento efectivo, fue un fuerte golpe para Fernández. Es que él es muy creyente de Jesús Cautivo que cuenta con una hermandad y para Semana Santa realiza un multitudinaria procesión, en la que Fernánez tenía el privilegio de portar la imagen del santo. Tras la primera condena fue expulsado de este grupo.

Para el año 2006 la causa Malaya en la que se investigaron defraudaciones millonarias , era un verdadero escándalo. Acorralado por las sospechas, Fernández huyo a la Argentina. En España creen que contó con el apoyo de Binstock quien lo ayudó a instalarse en Mendoza y luego fue él quien se mudó a San Juan.

En medio de todo el revuelo generado por este caso, se supo que el pedido de captura formallizado a través de Interpol dataría del año 2014, por ende, Fernández pudo salir del país con su pasaporte español. Es más se cree que en 2011 se reunió en Marruecos con su madre a quien tanto ama. 
EL POLÍTICO ESPAÑOL ACUSADO DE CORRUPCIÓN QUE VIVÍA EN SAN JUAN EL POLÍTICO ESPAÑOL ACUSADO DE CORRUPCIÓN QUE VIVÍA EN SAN JUAN Reviewed by Andrés Zarzuelo on septiembre 18, 2017 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.