CARRIÓ SE REÚNE CON MACRI TRAS EL ABORTO APROBADO

Guido Carelli Lynch/CLARÍN
Grieta en Cambiemos


 “Que le quede claro a todo Cambiemos, la próxima rompo”, bramó Elisa Carrió, cuando la media sanción del proyecto de legalización de aborto ya era una realidad . La amenaza de la aliada y co-fundadora de la coalición oficialista se escuchó fuerte en el Congreso, pero también tomaron nota en la Casa Rosada, y en las cúpulas del PRO y en la UCR. El presidente Mauricio Macri la recibirá en el mediodía de este viernes en Olivos y a solas.

No está previsto que participe ningún radical del cónclave. Mucho menos, Ernesto Sanz, que regresó a las reuniones de coordinación, aunque la diputada lo tiene en la mira.

Algunos de sus colaboradores más estrechos relativizaban el encuentro e insistían en el carácter periódico de las reuniones entre ambos. También, le bajaron el precio a la amenaza de ruptura. "Fue la calentura", dijeron.

La titular de la Coalición Cívica estaba entusiasmada en dialogar con el mandatario sobre los créditos para pymes exportadoras y en los avances del proyecto de ley para ampliar el banco de alimentos, una iniciativa propia.


De todos modos, el marco es insoslayable. Carrió quedó dolida y herida por la votación en el Congreso. “Se sintió muy presionada por los dos sectores del bloque, ella quería mantenerse por fuera”, relató a Clarín uno de sus laderos, que conversó durante la madrugada con la diputada. Carrió sintió en carne propia la presión de quienes estaban en contra, como ella, y se sintió excluida y señalada por los que empujaron el proyecto.


Quienes rechazaban la legalización le habían pedido que militara más efusivamente el “No” y el Gobierno, que no obturara el debate. En realidad, la diputada prefirió no exponer sus argumentos, que nada tenían que ver con “las dos vidas” sino -a su entender, como explicaron sus voceros- con la imposibilidad de señalar el inicio de la vida. La presión de quienes rechazaban el proyecto se sintió en particular en su celular y en el de sus asesores, en su última visita al programa de Mirtha Legrand. “Hubo presión adentro para generar una grieta”, se quejaron cerca de la diputada.

La última visita de Carrió a Olivos que el Gobierno dejó trascender se produjo tras el regreso de sus vacaciones, cuando se reunió con Marcos Peña, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui; luego de sus críticas públicas al tarifazo y con la crisis cambiaria consumada, aunque luego, almorzó con el Presidente a principios de mes.

Mientras tanto, en Diputados el interbloque de Cambiemos -muy dividido por la votación- programaba un asado de confraternidad entre sus miembros para calmar los ánimos. Finalmente quedó postergado por el feriado de la próxima semana y, según algunas voces, para dilatar los tiempos y dejar que la espuma del debate y los enojos bajen. “Lo peor que podemos hacer ahora es pasarnos facturas”, reflexionaba un legislador muy activo en el debate y que quedó del lado de “los ganadores”. La idea se gestó en el grupo de WhatsApp de los miembros del interbloque.

Otros diputados sugirieron que fueron los propios jefes de bloques quienes lo impulsaron, incluida Carrió que lo habría conversado con Mario Negri y, entre otros, el larretista Alvaro González. Otros legisladores, en cambio, señalaban que lo empujaron mayoritariamente los diputados del interior. Por ahora, deberán esperar.

No todos aguardan, sin embargo, que la jefa de la Coalición Cívica sea parte del convite. “Ella juega en otra liga y quienes tienen que contenerla están en la Casa Rosada”, señalaron. Macri tomó nota. Por lo bajo, las críticas a Carrió se multiplicaron en el bando “ganador”. Se salió de los carriles. La realidad es que pensó que ganaba el ´no´. Y los votos de sus bloque hubieran sido definitorios”, señaló otra de las espadas legislativas.

Con el resto de lo 9 diputados de la CC -proporcionalmente el bloque más reacio a la legalización del aborto- el diálogo es más fluido. La posición de los diputados del partido de Carrió -con la excepción de Juan Manuel López, que votó a favor- va a contramano de la posición mayoritaria de los dirigentes del espacio. Ni Fernando Sánchez, ni Maximiliano Ferraro ni 3 de los 4 legisladores porteños de la CC se sienten representados por la posición de Carrió sobre el aborto.

Dentro del interbloque oficialista y de quienes empujaron la media sanción, algunos de sus integrantes consideran que varios diputados se extralimitaron durante el debate; en público y en privado. Entre ellos, señalaban primero que nada -por su peso político- a Carrió. Y, en segundo lugar, a Nicolás Massot, por su rol institucional como presidente del bloque PRO. El titular de Diputados Emilio Monzó defendió en privado, antes de la votación, a su mano derecha, que en su momento le planteó al Gobierno cerrar filas sobre la opción más conveniente para el Ejecutivo, cualquiera fuera.
CARRIÓ SE REÚNE CON MACRI TRAS EL ABORTO APROBADO CARRIÓ SE REÚNE CON MACRI TRAS EL ABORTO APROBADO Reviewed by Andrés Zarzuelo on junio 15, 2018 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.