El festival de Viña del Mar: entre el activismo y apaciguadores
Chile: Mon Laferte fue súper, híper polémica, pero lejos de manifestar molestia únicamente, se hicieron oír como un mitin política.
La protesta y capítulos de violencia y la pacificación propuesta por los artistas

Las injusticias y el maniquísmo artificial  en lo polìtico se mezclaron con los reclamos legítimos de los chilenos por sus pensiones y sus miserias, no obstante habría que revisar la violencia que desde Octubre del 2019 reina en el país trasandino.


La Quinta Vergara, no se iluminó, se revolucionó, cánticos, cuecas bailadas solo por mujeres, pero el rating fue altísimo.


Los términos políticos de Mon Laferte fueron elevados con aquellos pañuelos de las "chiquillas" los famosos pañuelos verdes pro aborto.

La volatividad social se aprovechó en todos los personajes del mundo del espectáculo, chilenos o no. Pero la frase contundente es

Viña del Mar tiene festival pero no tiene hospital.

Seguramente más de uno y no poco influyentes de la política argentina, ha de considerar que está festejando los planteos de alto tener político, a su juicio revolucionarios.

El día 24, lunes, fue altamente político, o más bien de izquierdas.

La propuesta incluyó a las cantantes Mon Laferte y Francisca Valenzuela, y a la humorista Javiera Contadora. Se desarrolló, además la primera etapa de la competencia musical.

Cantantes progresistas y activistas en Viña

Banderas mapuche, pañuelos verdes y morados, puños en alto, camisetas con mensajes políticos, gestos del público y artistas reivindicando el derecho a manifestarse y cánticos contra la policía y el presidente Sebastián Piñera.
Mientras continúan en Chile las manifestaciones iniciadas en octubre del 2019 y el país se encamina a un plebiscito que definirá este 26 de abril si se aprueba o rechaza un cambio constitucional, la política se ha tomado el Festival de Viña del Mar, el certamen musical más importante de Latinoamérica.
"Yo estoy contigo Chile...Y nunca callados, siempre con amor y con paz, pero nunca callados", dijo.
El popular imitador y artista chileno Stefan Kramer realizó una rutina completa valorando las protestas y cerró su actuación describiendo la necesidad de un cambio de conciencia en Chile. "Es una herida profunda, pero la violencia no la va a sanar, tenemos que hacerlo entre todos", dijo entre aplausos al concluir la presentación.
La actriz chilena Javiera Contador realizó un aplaudido stand up, donde se refirió, entre otros temas, a la baja popularidad del presidente Piñera (debajo del 8% en distintas encuestas) y su decisión de promover el "apruebo" en el plebiscito.
Mientras el país tiene un debate pendiente sobre cómo regular la propaganda política en un nuevo entorno social y tecnológico (con mayor acceso a redes y plataformas de mensajería que superan la legislación anterior), los mensajes sobre el plebiscito se adelantan al inicio de la campaña oficial previsto para este miércoles y pueden tener más resonancia que los espacios oficiales que se abran para ello.
"Me encanta este #ViñadelMar2020 reivindicativo", comentó sobre su actuación en redes el cantante español Alejandro Sanz, que ha sido parte del festival en otros años y que se encuentra en el país sudamericano para realizar dos conciertos.

Choques de manifestantes con carabineros 

Los choques con carabineros estaban afuera mientras transcurría el festival durante la noche del 24 de febrero.

Contexto de la desigualdad económica de Chile

Puesto que la desigualdad no justifica la violencia, una pasaje que más abajo se explicará, no debe empañarse la estabilidad de una nación y tampoco perjudicar a una masa de personas o incluso hasta cobrar peajes en ciudades por el solo hecho de ser manifestante de la "izquierda".



Los pacíficos en la noche del 25 en Viña

Se rescataron los valores familiares, hubo emoción, creencias y hasta oraciones.

La noche con Ana Grabriel fue maravillosa, también con su talento como todos los demás artistas que pasaron.

Ana fue muy contundente deseando lo mejor a Chile y apelando a que todo vuelva a la normalidad, en ese contexto sus canciones y como no puede ser de otra forma la familia en sus dedicaciones.


Los hermanos Pimpinela también hicieron lo suyo, en este caso estuvo presente el recuerdo de su madre leonesa, de este majestuoso dúo de hermanos: Jaoquín y Lucía Galan.

No ahorraron en homenajes y poner a la familia en alto con su clásico "La Familia".
El recuerdo de su hermano y de su madre, presente en Ana Gabriel.



Entre el amor y la familia o la revolución y la queja social, dos noches del festival, debatieron.

Aunque el condimento de la noche del día 25, también tuvo la participación eminentemente chilena del cómico Ernesto Beloni, otro que mostró mucho.

Beloni hizo alusión al LGBT y hasta los miembros de esa comunidad participaron.

Daniel Zamudio fue nombrado, en sintonía con el estallido social de chilenos, y Zamudio murió por ser homosexual, a quien a recordado.



Los cantantes como la mejicana Ana Gabriel, Pimpinella y el humorista Ernesto Beloni, merecieron por lejos las dos gaviotas del festival de Viña (las de oro y las de plata). el público lo pidió y allí estuvieron.


Lo cierto es que la historia continúa y esta noche grandes números para este 26 de Febrero esperan:
Luciano Pereyra y Pablo Alborán, dos grandes exponentes de la canción.

Veremos el matiz de la noche y lo que quedará del festival de Viña del Mar en la número 61 edición.


Por lo pronto, Chile en Abril decide si cambia el rumbo social con constitución nueva.


Violencia en Chile, festival mediante

El presidente chileno, Sebastián Piñera, denunció este lunes la "demasiada violencia" en el país tras los enfrentamientos ocurridos la víspera en la ciudad de Viña del Mar, y que se cree podría anticipar una radicalización de las protestas a partir de marzo, cuando ya hay convocadas varias manifestaciones.

Al menos ocho vehículos fueron quemados y 23 policías quedaron heridos, en medio de violentos enfrentamientos en contra de la realización del festival de Viña del Mar, considerado el evento de música popular más importante de América Latina, realizado cada año por seis noches en este balneario de la costa central de Chile.

Un tradicional hotel de la ciudad fue atacado y sus huéspedes -entre ellos varios participantes del festival- debieron ser evacuados, mientras que al menos 30 locales comerciales fueron atacados y saqueados por los manifestantes que buscaban suspender el espectáculo en apoyo a las protestas sociales que estallaron el 18 de octubre pasado.

"Chile ya ha tenido demasiada violencia. Llegó el tiempo de un gran acuerdo por la democracia, contra la violencia y por la paz", dijo Piñera tras concluir este lunes una reunión con su gabinete después de regresar de vacaciones.

"Necesitamos asegurar el orden público y vivir en paz para tener un plebiscito que sea democrático, limpio y transparente", agregó el mandatario.

Los chilenos decidirán en una consulta el 26 de abril si se cambia o no la Constitución que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). El plebiscito es delineado como uno de los caminos para desactivar la crisis social que se abrió en Chile desde octubre del año pasado.

Desde el día 21 de FEBRERO LA CONVOCATORIA ES VIOLENTA

Armados principalmente con palos, piedras y bombas molotov, miles de manifestantes encapuchados, lideraron la violenta protesta convocada en el marco del estallido social iniciado en octubre pasado y que ya ha dejado un saldo de al menos 31 personas fallecidas.

Desde hace días, varios grupos han hecho un llamado a boicotear el festival con consignas como "calles con sangre, Viña sin festival".

Gobernador regional habla del estallido

"Vándalos y delincuentes están tratando de hacer daño a cuatro cuadras del ingreso del festival, pero acá todo está tranquilo", aseguró Jorge Martínez, gobernador de la región de Valparaíso, en el centro de Chile, al canal de noticias 24 horas.

Al menos 7 vehículos fueron quemados y 20 carabineros resultaron heridos producto de las protestas de este domingo.

"Calles con sangre, Viña sin festival": una lluvia de bombas lacrimógenas cayó este domingo en el marco de protestas contra la organización del Festival de Viña del Mar 2020.

Conclusión

La centro izquierda está tomada por la masonería, la izquierda ulta por el Madurismo Bolivariano y la oligarquía mira con odio a la cultura y costumbres. En ese panorama es imposible lograr la cohesión de una NACIÓN-ESTADO soberana, sin injerencias extranjeras negativas.

GENTILEZA: BBC/Infobae/Cadena 3/ Redacción