REFORMA POSIBLE EN LO JUDICIAL TUVO YA RENUNCIAS
El Gobierno aceptó las cinco dimisiones. Esta semana el Senado comenzará a discutir el proyecto que ya tuvo media sanción en Diputados.
El Gobierno aceptó las cinco dimisiones. Esta semana el Senado comenzará a discutir el proyecto que ya tuvo media sanción en Diputados ¿Con diputrucho?





El proyecto de ley para modificar las jubilaciones de privilegio de los funcionarios del Poder Judicial motivó, desde su ingreso a la Cámara de Diputados, la renuncia de jueces y fiscales que buscan evitar que esta iniciativa los perjudique. En este sentido, el Gobierno aceptó este martes la dimisión de otros cuatro jueces y una fiscal general.

Así se desprende de los decretos publicados en el Boletín Oficial, en los que se da luz verde a las renuncias de los jueces César Osiris Lemos (Tribunal Oral en lo Penal Económico 2 de la Ciudad); Rita de la Ascensión Garese (Juzgado Federal de Ejecuciones Fiscales Tributarias de la Ciudad); Ricardo Manuel Rojas (juez de cámara del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 18 de la Ciudad) y Fernando Adolfo Larraín. A estos se suma la fiscal general ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal, Irma Adriana García Netto.

La salida de estos magistrados y fiscales elevó el número de vacantes en la Justicia. Todos estos no están de acuerdo con los términos de la ley que se discute en el Congreso y que podría generarles un perjuicio económico respecto al actual sistema jubilatorio.

Estos regímenes especiales alcanzan a más de 8000 personas que perciben haberes promedio de entre $235 mil y $335 mil por mes. Desde el Gobierno señalaron que se gastan más de $25 mil millones anuales en estos haberes, que representan el 3 por ciento del total de los jubilados.

El proyecto plantea que la jubilación de los magistrados será equivalente al 82% del promedio de las últimos 120 sueldos, es decir, de los últimos 10 años. La iniciativa, a su vez, propone el aumento escalonado de la edad mínima jubilatoria hasta alcanzar los 65 años.

El miércoles, a las 17, un plenario de comisiones debatirá el proyecto de ley en el Senado. La estrategia del Frente de Todos es que la iniciativa no revista modificaciones para evitar que vuelva a Diputados.

Pero no solo la cuestión jubilatoria genera malestar en los pasillos de los tribunales. La reforma judicial que anunció Alberto Fernández también imprime incertidumbre. "Como Presidente de la Nación, ante esta Asamblea Legislativa, vengo a asumir un compromiso inquebrantable. En este tiempo de la Argentina en el que nos toca gobernar, venimos a ponerle fin a la designación de jueces amigos, a la manipulación judicial, a la utilización política de la Justicia y al nombramiento de jueces dependientes de poderes inconfesables de cualquier naturaleza", señaló en la apertura de las sesiones ordinarias.

Y agregó: "Que evite el cajoneo o la activación de expedientes en función de los tiempos políticos, que impida la construcción de falsas causas, que acabe con la arbitrariedad en materia de detenciones y que impida para siempre que la discrecionalidad judicial reemplace a las normas del derecho”.