Devastadora explosión en Beirut dejó al menos 100 muertos y miles de heridos

Los equipos de rescate en Líbano trabajan a contrarreloj para encontrar a sobrevivientes entre los escombros tras la potente explosión que sacudió la capital del país, Beirut, el martes.

La devastadora deflagración dejó más de un centenar de víctimas mortales y más de 5.000 heridos, según informó la Cruz Roja libanesa este miércoles.


No obstante, las autoridades temen que esas cifras aumenten dada el caótico escenario en la ciudad y la complejidad para establecer el número de desaparecidos.

Según los testimonios recogidos, al parecer se produjo una explosión inicial alrededor de las 18:00 hora local (15:00 GMT) en la zona portuaria de la capital, sucedida por un incendio y pequeñas deflagraciones que algunos residentes describieron como una suerte de fuegos artificiales.

En los videos que fueron difundiéndose por internet, se puede ver ese preciso momento, en el que numerosos residentes están grabando la humareda blanca que sobresalía de un almacén junto a silos de granos del puerto.

Fue entonces cuando se produjo la segunda gran y devastadora explosión, que lanzó una enorme bola de fuego al aire y generó una nube con forma de hongo.

El impacto se pudo sentir por toda la capital y a cientos de kilómetros de distancia. Esa deflagración arrasó edificios, destruyó vehículos y provocó enormes daños por toda la ciudad, que alberga a unos dos millones de personas.

Cuál fue la magnitud de la explosión
El Servicio Geológico de Estados Unidos señaló que la explosión fue equivalente a un terremoto de magnitud 3,3.

El gobernador de Beirut, Marwan Abboud, llegó a comparar la devastación con la causada por la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki, de la que se cumplen este mes 75 años.

Sin embargo, un equipo de especialistas de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) estima que fue del equivalente a entre 1.000 y 1.500 toneladas de TNT, un 10% de la magnitud de la bomba de Hiroshima.

El profesor Andy Tyas, que lideró el trabajo, afirmó: "Cualquiera que sea la carga precisa, lo que es incuestionable es que es la explosión no-nuclear más grande de la historia".

"Mucho más grande que las producida por cualquier arma convencional", agregó.

Tyas explicó que su conclusión se basa en el análisis de videos y el tiempo que pasó desde la detonación y la llegada de la onda expansiva a lugares ubicados a cientos de metros.

"Con esto, a grandes rasgos, acordamos el tamaño de la carga", explicó.

¿Cuál fue la causa de la explosión?
El presidente de Líbano, Michel Aoun, apuntó a la detonación de 2.750 toneladas de nitrato de amonio como causa de lo ocurrido. Aoun señaló que este material había sido almacenado sin las condiciones adecuadas en el puerto.

Una cantidad similar de este químico, que de por sí no es inflamable, fue confiscada de un carguero con bandera de Moldavia en 2013.


BBC